Society

1 comentarios
hmmm ooh hooo hooo
It's a mistery to me we have a greed with which we have agreed
You think you have to want more than you need until you have it all you won't be free society, you're a crazy breed I hope you're not lonely without me
When you want more than you have you think you need and when you think more than you want your thoughts begin to bleed
I think I need to find a bigger place 'cos when you have more than you think you need more space
society, you're a crazy breed I hope you're not lonely without me
society, crazy and deep I hope you're not lonely without me
there's those thinking more or less less is more but if less is more how you're keeping score?
Means for every point you make your level drops kinda like its starting from the top
you can't do that...
society, you're a crazy breed I hope you're not lonely without me society, crazy and deep I hope you're not lonely without me
society, have mercy on me I hope you're not angry if I disagree
society, crazy and deep
I hope you're not lonely without me

La cocina de mi madre

1 comentarios
Si bien no había entendido la mística mano de mi madre en mi corta existencia, ahora entiendo más que nunca quién es esa majestuosa persona.

Mis batallas con la “doña” siempre han sido sobre el hecho de que no hacemos las cosas iguales, y ella, madre al fin, está convencida de que su manera es la correcta y la única. Hoy me doy cuenta.
Debido a que tuve que trabajar el día de las madres, no pude compartir con la doña ese día, pero ella, siendo ella, se fue a bonchar por su lado, yo llegue a casa a mediado de la tarde, y como no había comido, la cocina, su cocina, se convertiría en mi víctima.
La freída de alimento en la estufa fue un desastre, pero yo estaba despreocupado, considerando que la señora andaba contenta, no estaba dispuesto a hacerla pasar un mal rato e inmediatamente reposara, me pondría el pañuelo en la cabeza, un poco de Blanca Iris Villafañe, Ana Gabriel y Mariasela Hernández y a dejar la cocina tal como la encontré.

Después de darme si susodicha jartura dominical, mire un rato el techo, cerré los ojos, los abrí, me sacudí y me puse en mentalidad de pelear, y a brillar la cocina se ha dicho.
Luego del fregado, y de cuchucientas mil limpiezas sobre la estufa, meseta y el suelo (por si acaso) me lanzó con el traguito (que no podía faltar) a descansar un poco, pero el dolor en mi estómago no me dejaba tranquilo, algo no andaba bien, en mi parecer, la cocina no estaba lo bastante limpia.
Cinco pasadas, sin mentir, cinco pasadas, como ella siempre me ha dicho, como siempre la he visto, agotada, peleando con el mundo, así mismo limpié de nuevo la cocina, o eso creía. Tarde de la noche, llegó la ciudadana, más contenta que lo usual, y así mismo el saludo nocturno que me dio fue: “Tu estabas inventando en la cocina ¿verdad?”.
Al otro día, como si la pelelengua del día anterior no hubiese pasado, me lanzó la misma pasada mientras trataba de ver Tom y Jerry.

- Mami pero si me dijiste eso mismo ayer.
- ¿Ayer? Hoy es que yo toy viendo la vaina, no me invente con la cocina pa dejarme reguero.
- ¿Reguero, qué reguero?
- El desorden que dejaste hay afuera.
- Pero hay es que se ponen los trastes.
- Por eso es que no me gusta que tu te ponga inventar en la casa. ¿Qué fue lo que te pusiste hacer?
- Mami, ta demasiado temprano, déjame irme tranquilo pal trabajo.

Mientras analizaba que posiblemente encontró la jefa en la cocina, considerando que yo la revisé y limpie varias veces, me tope hoy con el verdadero hecho de ver, realmente ver, la cocina después que mami la limpió y la diferencia es increíble, simplemente increíble. Todavía no lo entiendo, pero el resultado de ella es mágico comparado con el mío o el de cualquiera de los hombres de esta casa.
Un beso mami, y un lo siento, no lo vuelvo hacer.

Sentido común

2 comentarios
Con Woody Allen no hay medios tintes, hay películas que odias y otras que amas.

Nostalgia

2 comentarios
Siento deseos de volver
a esas paredes verdes
llenas de mentes precoses
y teóricos odiados

A los recesos adornados
de muchedumbres en la cafetería
raniados en el suelo por el yun
y vociferando su preferencia en los pleitos del básquet


De volver a la canción “amigos” del 4:40
antes de las filas de la 7:15
de los besos de bienvenidas
de los chismes ridiculos y divertidos


Quiero ver el vaivén de amistades y enemistades
del “echavaineo” estúpido con los celulares
de los amores de bachiller
del compartió de parejas que nos arropaba


Deseo ver de nuevo
las inútiles clases de inglés y fránces,
la funesta de italiano
y lo innecesario de las de artes y música

De medirse con el más grande
o molestar al más pequeño
de enamorarse de la más “popular”
y obviar a la menos



De andar entre amigos, amigos de verdad
aunque fuera por el momento
en que fuéramos a pelear
en manada o como cheerleaders.


Pero sobre todas las cosas, desearía volver y poder estar vestido de amarrillo en la foto de la promoción.

A.M.

0 comentarios
Pal carajo los programas matutinos, yo veo Tom y Jerry.

Mi escafandra busca una mariposa

1 comentarios
Soy esclavo de mi desconfianza, de mi inconformidad, de mi pereza, y de tanto hablar y no caminar.

Me siento preso de mi cuarto, del lugar donde trabajo, de cuatro paredes que me ahogan y no logro derribar.

Soy esclavo de las aventuras fallidas, de los “no” prolongados, del sexo sin sentido, de querer cuando ando solo.

Y de repente esto evita que viva, que respire, que me comporte como un chico, que sueñe como un escritor, que viva como un promiscuo, que disfrute de estar vivo.

Y me encierro en una cárcel imaginaria, de la que escapo gracias a los documentos de Word y de las mascotas rayadas, de las fotos pasadas, de tu presencia sofocante, de conversaciones amenas, de tragos apaga penas, de jumos deprimentes, de resacas arrepentidas, de no poder…

Cada día pasa en una prisión de la que prometo siempre salir, sin incentivo, sin llave, sin deseos, es esa la imagen de mi vida tener menos deseos que un paralítico o un parapléjico, que una persona que lucha por caminar sin poder, o de una persona que lucha por hablar con el simple pestañear de su ojo izquierdo.

Pues no, de aquí me sacudo, a pestañear y a llevar paso paso el deseo de volver aprender a caminar y a escribir con mis ojos.

… A mi madre, a mi padre, a mi hermano… gracias Julian Schanbel por ese retrato pero sobre todo a Jean Dominique Bauby por desear vivir cuando estaba "muerto"…

Inspirado por la película: Le Scaphandre et le papillon.

"El que engaño a los tres"

1 comentarios
Nadie sabía, supo y probablemente nunca sabrá que Soto, Rodríguez y Torres eran tres apellidos sin nombres que encerraban la misma persona. Esa persona era Juan Francisco, que sin apellidos se aventuró a vivir de la política sin contar de un cargo alguno.

Hace un año Juan Francisco, que en el momento no era Juan Francisco sino Soto, rebuscó en las entrañas de un partido populado blanco, en busca de una chiripa con el candidato a la presidencia de los blancos, un poco más joven que su rival la candidata pero todavía viejo y de rostro acabado, y la mano le fue mojada también que brinco de alegría mientras salía y festejaba con el titular de la contienda, esto significaba que su mano no volvería a estar seca.

Sin embargo Soto, que ya había pasado a Rodríguez, decidió darse una pasaita con los rojos para ver si le pasaba la misma suerte. En este caso la decisión no fue tan difícil, a leguas se veía donde podría encontrar la chiripa y se lanzó hacía ella.

En un “desfifarro” de moneda nacional, a Rodríguez (que contaba con un cambio de vestuario radical, de vestir jeans y t shirts, a camisa con pantalones de tela y chaqueta) se le aguaron los ojos cuando vio caer sobre sus manos, varias veces, el grandioso papel codiciado.

Y luego la celebración, bateando de 2-2 con los blancos y los rojos, esta vez celebró con whisky, dejando atrás las botellas de ron y moscatel, Rodríguez veía una luz esperanzadora en camino a adentrarse en la trayectoria púrpura.

Entonces con la estrella dorada firme en su frente, Rodríguez, que andaba esta vez de Torres, se lanzó otra vez en busca de la chiripa con uno de los dos candidatos (supuestamente había tres, como en todas las anteriores). Sin embargo aquí le tocó el gran reto de su falacia y voraz deseo de supervivencia.

Por nueva vez Torres fue exitoso en su conquista de dinero, ya no andaba en un carro de peligro de vida, andaba en un vehículo moderno de apenas tres años de vida, limpiecito y bonitillo, pero falló en su selección de personalidad; el que más rápido le mojo las manos, fue el contendor que cayó a la lona más allá del conteo de diez.

Preocupado por no contar con el tercer hit de la temporada, Torres encontró, a lo Calié, una forma de brincar bandos, y así denunciando a un compañero como precursor de una frase que destacaba entre otras cosas el “ahora”, se ofícialo con un futuro rey de la selva y para estas alturas, ya las manos no le eran suficientes para cargar lo que venía, aprendió entonces a cargar con sobres.

Un año después, Juan Francisco tenía tres jeepetas diferentes, tres cuartos diferentes y a veces se sentía que era la bandera de Francia, lo único que con el color morado en vez del azul.

Era luego de esperarse ver como Soto, Rodríguez y Torres, hondeaban banderas por diferentes lugares del país sin ser nunca descubierto el hecho de Juan Francisco vivía dentro de ellos. Ya para estas alturas, se vislumbraba un pedacito de tierra en Romana (no en La Romana) y los encuentros en Cap Cana se veían cada vez más cercanos.

Mudado en Arroyo Hondo, en una casa que le toma media hora recorrerla, Juan Francisco salió un 16 de mayo a “visitar” su antiguo barrio. En un mar de gente y de filas interminables, a Juan Francisco se le veía contento volver a la fila por una segunda y tercera vez hasta que un antiguo compadre lo reconoció se le acercó y le dijo:

- Juan Francisco, compadre, ¿donde e que ute ta metio?
- Por ahí compadre tranquilo
- La verdad es que la gente depue que e rica se olvida
- Que va compadre, haciendo par de cositas por ahí
- Una pregunta compadre, ute ta picando en la Junta que lo he visto hacer la fila par de veces, ese trabajito ta como pendejo.
- No compadre que va, no es con la Junta que ando trabajando, eso si, lo único que le digo compadre es que si sale un Triunvirato yo me hago multimillonario.

Cine es...

2 comentarios
Trilogía Fantástica



Dir. Guillermo del Toro
Irana Báquero
Sergi López
Maribel Verdú


Dir. Matthew Vaughn

Ian Mckellen
Alaistair Mckintosh
Michelle Pfeifer
The Neverending Story (1984)

Dir. Wolfgang Petersen

Barret Oliver
Gerald Mckeney


Trilogía de amigos


Los lunes al sol (2002)

Dir. Fernando de León Aranoa

Javier Bardem
Luis Tosar

Good Will Hunting (1997)

Dir. Gus Van Sant

Matt Damon
Robbin Williams
Minnie Driver

Diarios de motocicletas (2004)

Dir. Walter Salles

Gael García Bernal
Rodrigo de la Serna


Trilogía para escribir


Finding Forrester (2000)

Dir. Gus Van Sant

Sean Connery
Rob Brown

Wonder Boys (2000)

Dir. Curtis Hanson

Michael Douglas
Tobey Mcguire

Freedom Writers (2007)

Dir. Richard Lagravenese

Hillary Swank
Patrick Dempsey
Scott Glen


Trilogía Familiar


The Darjeeling Limited (2007)

Dir. Wes Anderson

Owen Wilson
Adrien Brody
Jason Schartzman

Little Miss Sunshine (2006)

Dir. Jonathan Dayton/Valerie Faris

Abigail Breslin
Greg Kinear
Paul Dako

Good bye Lenin (2003)

Dir. Wolfgang Becker

Daniel Brühl
Katrim Sab
Chulpan Khamatova