Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2011

Crimen pasional

El sol se nos venía encima cuando me aventuraba a tomar un carro público. La calle era un campo de batalla, el sábado por la mañana acababa de convertirse en un lunes por la tarde, todos te miraban mal y la temperatura desafiaba cualquier bañado.Dentro del representante del transporte público que me tocó, el chofer ya peleaba porque yo apenas era el segundo pasajero que ocupaba su “amplío” vehículo. Mi colega estaba sentado al frente, de franelita blanca y jeans roto, bromeaba con el chofer sobre la desdicha que le ha tocado vivir con dos malagredicas [sus palabras] a la que él mantiene “eso maldito celo me tiene jarto papa” le dice al chófer mientras yo solo sonrío [por vergüenza, no dándole la razón] – “verdad que sí montro” se voltea extendiendome la mano, yo por cordial le respondí el saludo. Luego de varios intentos por recoger uno que otro pasajero, el chófer, visiblemente molesto por el parloteo de su copiloto, se prepara a recoger a dos chicas que desde la distancia le hacen s…

Una imagen vale mil palabras: Brief Encounter

¿Qué pasa si la despedida de un gran amor es solo una mano sobre tu hombre? ¿Podrías sobrevivir el tiempo necesario para olvidarlo? Laura Jesson siente dolor, agonía, desesperación. Esa mano en su hombre puede significar su vida, su ser más querido, lo mejor que le ha ocurrido en su vida y sin embargo es solo esa mano sobre su hombro la que le dice: “te amo”, “te extraño”, “nunca te olvidaré”.

Todos duermen

Todos duermen
menos mi espalda
eterna herencia de mi viejo
queja cascarrabia desde mi infancia Todos duermen
menos mis rodillas
cambiadas desde chico
para doblarme la edad y la estatura

Todos duermen
menos las cámaras, las luces y la acción
las únicas que gritan en la solitaria madrugada
de hoy días de lluvia
de siempre calderas insoportables

Todos duermen menos la canción
la que me hace recordar
la que nunca deja de sonar

Todos duermen hasta el sol
ese que se oculta por momentos
ese que quema nuestra piel

Todos duermen desde aquí
el abanico que se va con la electricidad
la comodidad que deja de existir
la soledad que nunca se va

Todos duermen
desde la tranquilidad de la ocuridad
desde el vacio de una botella
desde la vida que tanto tropieza

Todos duermen... menos yo.

Oda a la nostalgia

El sentimiento de desear haber vivido en otros tiempos o incluso desear que el pasado propio vuelva de alguna forma mágica de la noche a la mañana no es algo nuevo, el hecho de tener que lidiar con el presente día a día hace que nos aburramos de él con facilidad y lo comparemos con las cosas que ya no existen, mitificando de alguna forma ese tiempo ya vivido o en la mayoría de los casos, el que no tuvimos la oportunidad de vivir.

En compañia siempre de una copa de Pernod o cualquier vino francés a su alcance económico, Ernest Hemingway también cargaba con un Moleskine [una mascotita en donde llevaba cada uno de sus pensamientos y vivencias, una especie de diario] y algo con escribir mientras en las calles de París, en la década de 1920, compartía la expatriación de colegas estadounidenses en busca de inspiración e ideas frescas.Todo aquél que se haya interesado un poco por la literatura y el deseo de escribir, París justo en esa década debe ser el espacio del tiempo soñado para estar y…