Nueva Ley: No se meta en lío ajeno porque sale embarrado

1 comentarios
Lo que ha comenzado a suceder en Egipto y Tunisia son razones suficientes para que potencias [léase Estados Unidos] dejen que la historia tome su rumbo: Ejemplo sencillo: dejar que el vaso se rebose.

Aunque la situación de Egipto es un poco más alarmante por el grupo que puede llegar a tomar el poder si el caos persiste, ambas “revoluciones” dan a conocer que cada cabeza llega a un punto límite y no necesita de otra que le diga que se levante y pelee.

No intento que esto sea solo una similitud a una vida de pareja [a lo que regularmente hace alusión la frase “no se meta en pleito ajeno”] pero la verdad es que nadie tiene más experiencia de lo que está sufriendo y de cuando es suficiente que quién tiene que lidiar bajo el yugo de su gobierno [u otra situación similar] cada día. Uno desde fuera solo puede hacer muy poco.

Eventualmente cada pueblo decide lo que es mejor para ellos. En nuestro caso me parece que se nos está haciendo tarde y no nos estamos dando cuenta.

Estamos aquí para compartir

0 comentarios
"Happines only real when shared" Christopher McCandles

Hay una particular escena de la película “Adaptation” de Spike Jonze, escrita por Charlie Kaufman en donde el personaje protagónico [una interpretación del mismo Kaufman por Nicolas Cage] va en busca de asesoría para su guión en una conferencia de Robert Mckee (Brian Cox)en donde termina por preguntarle como es posible serle fiel a la vida misma en un guión si en la vida no pasa nada, a lo que Mckee le responde que debe estar volviendose loco, que en cada día que pasa alguien muere, es asesinado, se enamora, es engañado, ver alguien morir... etc; y que si el es incapaz de encontrar eso, él [Kaufman] no sabe nada de la vida. Básicamente es el sentimiento inicial del documental “Life in a day”.

Complementado casi en su totalidad por videos [en todo tipo de formato] presentados por personas alrededor del mundo que documentaron un día de su vida (24 de julio de 2010 para ser específicos), “Life in a day” en su premisa daba la impresión de que sería uno de esos experimentos sensacionalista que buscan de forma desesperada innovar y que también buscan esparcir el más que gastado mensaje de superación personal, sin embargo, la producción dirigida por Kevin McDonald y producida por los hermanos Ridley y Tony Scott es un éxito.

Con “Life in a day” McDonald se ayuda del estado de ánimo y los diferentes tonos de la cotidianidad del ser humano como una forma constante de contar la capacidad de compartir la vida. La cotidianidad le sirve como un mensaje al mundo de compartir y no de ensimismarse.

El documental muestra de manera creativa lo interesante que puede llegar a ser un día, aunque, por situaciones de día a día parezcan sin contexto (una de las grandezas de este tipo de trabajo). “Life in a day” hace parecer que un diario cobra vida ante nuestros ojos. A todo esto, la única imagen que puede parecer un poco ajena a la narración completa es la documentación de lo sucedido en Alemania en el “Love Parade”; es la única escena completamente explicativa que narra en sí un suceso histórico (una lamentable catástrofe) pero como periodista entiendo que le fuera imposible a McDonald no tener documentación de ese hecho en el corte final.

El documental responde lo que parecieran preguntas simples pero sirven de eje conductor para el material que recibiera McDonald. ¿Qué amas? ¿a qué temes? ¿qué llevas en el bolsillo? son las que sirven de columna para una historia que explica un “¿de qué se trata?” muy propio de quién lo ve y se convierte en un análisis de la vida propia, sin pretensiones y con una simpleza que encanta.

En sus momentos de cierre, “Life in a day” me recuerda a películas recientes como la mexicana “Huacho” y la dupla “Before Sunrise” / “Before Sunset” que concentran su narración a un total de 24 horas o menos creando un ambiente de sensacionalismo [del bueno] en cuanto a lo que puede suceder en un día. Más aún, tomando en cuenta que no me siento de acuerdo que cada día que pase es super interesante por el simple hecho de estar vivo, disfrute mucho la declaración final de una joven que dice que quería compartir parte de su vida pero que su día no tuvo nada de especial, incluso tuvo que trabajar ese sábado completo, pero siente que a pesar de que su día paso de la misma forma que pasan muchos, que algo grande acaba de suceder esa noche. Ese comentario de cierre parece un sentir de satisfacción por parte de McDonald y todo el que estuvo involucrado en la realización de este tan peculiar material.

[Don´t] mind your bussines

Un mundo apocalíptico será una realidad

0 comentarios
"We are not gonna quit. We are gonna survive this." The Road (2009, Jonh Hillcoat) adaptación del libro de Cormac McCarthy

Siempre se ha dicho como el cine y la literatura se han convertido en mensajes de anticipación sobre lo que sucede en el mundo. Antes de que el ser humano pisara la luna, ya en el cine y en la literatura la luna era un lugar cualquiera que visitar; antes de que Estados Unidos eligiera a Obama como presidente, ya la literatura y el cine se había cansado de presentar un presidente de color para la nación norteamerican. Ahora, no me estoy atreviendo a decir que estamos a punto de recibir visitas de otro planeta, pero el panorama grisaceo y solitario que tantos libros como películas nos han mostrados es un futuro inevitable y hay que comenzar a pensar en ello.

La preocupación y mis declaraciones no vienen solamente por el hecho de que varios países se encuentren en posesión de armas que puedan llevarse medio continente en segundos, sino también por las alarmente actitudes tomadas por seres humanos con armas más pequeñas y hasta sin ellas.

El radicalismo creo que es el arma más peligrosa que tiene el ser humano [está en cada uno de nosotros, sin excepción] e irónicamente a servido para los cambios más drásticos de la sociedad. Toma, tal vez, el pensamiento más simple para que un ser humano desee que las cosas no deben de ir como van, tomen por el ejemplo los países del medio oriente, las revueltas presentadas recientemente en Tunicia (Repíublica Tuneciana) y otro atentado en donde mueren varias personas a cuestas de un joven armado en Estados Unidos son causas claves de que en un futuro estaremos dentro de una novela de Cormac McCarthy. Eso es claro, si alguien no se nos adelanta y nos enseña el camino a las malas.

Vuelvo y repito (aunque no descarto porque este mundo es demasiado grande) que no digo que recibamos visitas de otro planeta un tanto hostiles con nosotros [porque si vienen, de seguro los atacamos primero] pero si creo que [tomando en cuenta lo radical] algún copiado de Ra's al Ghul o de Tyler Durden decida tomar las decisiones en sus manos y acabe con medio planeta para que la otra mitad entienda.

Hay que dejar de ignorar puntos tan claro como el calentamiento global, la estupidez que es andar armado y la creencia ridícula de que una bandera te hace diferente ser humano (existe más diferencia social real en la adquisición económica, la historia está ahí para el que no lo cree), basta de creer momentaneamente en lo que te dijo Wall-E cuando fuiste a la sala de cine y comenzar asumir la responsabilidad de que el mundo, dentro de unos años no será el que conoces y la única suerte que tal vez uno tendrá es no estar vivo para asumir la culpa.

Claro está, millones mueren en el medio oriente y yo aquí no puedo sentirme aludido por más 2 segundos, porque yo aquí en el caribe ¿qué puedo hacer? (*Whatever Works de Woody Allen). Ahora lo que tenemos que tener claro es que no es una realidad tan lejana a la de nosotros, nada más tenemos que ver nuestra gran relación amorosa con nuestros compañeros de isla. Allá no puedo pelear, pero evitemos que algo similar suceda cerca de nosotros, a lo mejor de esa forma a McCarthy le tome más tiempo en escribir como se verá el planeta tierra “dentro de poco”.