When Twitter goes wrong

0 comentarios

Probablemente la más utilizada y criticada herramienta de Social Media en el mundo actualmente, me atrevería a decir incluso más que Facebook; Twitter tiene la peculiaridad de ser la herramienta más hábil de la comunicación inmediata pero también es víctima de la ineptitud de sus usuarios.

Desde mis inicios en Twitter, la respuesta fue clara, esta es una herramienta [sino la HERRAMIENTA] perfecta para Relaciones Públicas y el boom informatico que genera es inigualable. Nada más hay que ver los ejemplos de las catastrofes en Haití y Chile, Twitter fue el medio que más rápido y más noticias [de actualidad] difundió y sigue difundiendo sobre lo que ocurre a nuestro alrededor. Sin embargo, es lamentable con las cosas que un timeline se contamina uno que otro día.

Durante una disertación sobre el Social Media, un experto en la materia dijo que Twitter obliga al usuario a ser conciso y directo y definitivamente no hay mejor forma que reconocer la verdadera actitud de una persona cuando está tiene que expresarse de forma inmediata en menos de 140 caracteres. Aquí es donde en muchas ocasiones la sociedad twittera se complica.

Hace poco, la comunidad de twitter enfocó su atención a las declaraciones hechas por Ricky Martin sobre su preferencia sexual. Las declaraciones obtenidas a base de esta clara banal información convirtieron a Twitter en la aplicación que todos sus críticos [negativos] dicen que es: “otra razón más para decir cosas sin sentido y de perder el tiempo”. A esto le agregas el hecho de que en ocasiones Twitter se convierta en un patio en donde se agrede verbalmente a una persona a la “vista” de una cantidad incontable de personas.

Esto solo ha servido para comprobar la fuerza que tiene Twitter como herramienta de comunicación, ha sido capaz hasta de superar los eternos “yoistas” que invanden los timelines solo para vanagloriarse un poco de la falsa grandeza que ellos sienten que tienen.

En fin, Twitter es una adicción y una muy buena [no creo que nada que provoque adicción sea malo, ¿verdad?] y aquellos que la utilizamos sanamente la mantendremos viva y nos ganaremos el derecho uno que otro día mal utilizarla, porque vamos a ser sinceros, “when twitter goes wrong” es demasiado divertido para dejarlo pasar.

De vuelta a lo básico

0 comentarios

La vida va rápido, los días no duran lo suficiente como para saborearlos, basta saber la ironía de que sin un día va mal [o sea, que te sabe a mierda] dura lo suficiente como para que te quieras suicidar pero cuando crees que no puede haber algo mejor en donde vivir sin más ni menos ya es hora de amanecer.


La vida vive en las bocanadas de cigarrillos, los tragos, los besos y las camas apestosas de sexo. La vida vive de lo simple de ella, las complicaciones son ajenas a las arrugas que te provocan la risa y provocan que una vida que uno no quiere duré más de la cuenta. What´s so funny about peace, love and understanding?; yo quiero y punto y aquí desgraciadamente nos hemos olvidado de eso.


Mi vida se ha reducido a momentos que por terquedad mía he decidido evitar [algo en lo que trabajo día a día], a lo que capto con una cámara a la que amo y llamo “Layla”, a mi padre jodiendo más que el diablo mientras vemos a mi equipo favorito de las Grandes Ligas, a jugar cepillo con mi hermano de un vientre ajeno, a sentir que me enamoro como un niño mientras hablo por Google Talk o leo ciertos Tweets.


Yo ya no quiero más, quiero menos, esos menos que realmente valen la pena, esos menos que hacen que la vida se vaya a millón pero que se disfrute quiero dentro de muchos años darme cuenta de cosas que ahora me llegan con claridad: el colegio se fue como nada porque (aunque queramos negarlos) fue maravilloso; yo recién me doy cuenta que viví el cliché de cosas que quiero lograr en mi vida: atendí una tienda de películas (típico de un realizador), he robado muchos libros (típico de un escritor).


Ahora solo me queda ahogarme en películas [alive and well while in Cinema], en letras y en besos, para que buscar más, ya desisto de algo que me ha dejado sin nada que escribir, pero que por fin me ha permitido divagar en estas palabras, veremos que tal queda la pluma a partir de estos cinco párrafos. Hasta el próximo , uno más típico de este bohemio y no tan rebuscado de pendejadas superacionales, empero, se necesitaba escribir. !Paz!