Más sobre “Los Haitises” y lo que nos compete

0 comentarios
Por si las dudas, yo no quiero cemento en Los Haitises, esa es una denuncia que está más que clara en los últimos días y porque se seguirá batallando hasta las últimas consecuencias. Pero la pelea no se detiene en la cementera, va más allá y es ese mismo concreto el que nos ha ayudado a unirnos por una causa (que muchos todavía no entienden del todo) y por esto pido no nos dejemos distraer con nimiedades y pendejadas.

8 mil personas asistieron al concierto, yo no las conté pero vi la muchedumbre desde la azotea de Angelo´s mientras tomaba fotografía. ¿Esto quiere decir que fue un éxito?, el concierto sí.
Mientras me deleito con la Catarsis de Alexei (y sus numerosos comentarios) y los diferentes acercamientos sobre está actividad no me cabe la duda, que mientras salí eufórico y encantado con el concierto, no nos podemos quedar en el mini discurso que se expuso el pasado domingo.

Fíjense en algo:

La desfachatez de crear una cementera en Los Haitises ha hecho algo genial en nuestra sociedad. La mayoría de los jóvenes, como expuse en mi post anterior, nos estamos uniendo por un punto que es no seguir permitiendo más sinvergüencerías de quienes nos gobiernan así que no podemos permitir que nuestra voz se detenga a la puerta de la muerte de la cementera, tiene que ir más allá, la cementera no es lo único que yo no quiero, son más cosas y se que el sentimiento es mutuo.

Yo nunca he sido partidario de grupos sociales o de izquierda, no me gustan, pero los apoyo a todos, me explico:

No me gustan por que lo que he notado de varios es su competitividad con los otros grupos, error fatal considerando que el enemigo es mutuo (por ser un poquito radical). Es crucial que no seamos iguales a las personas a quienes nos enfrentamos.

Es responsabilidad del grupo [Música por Los Haitises] de los otros y de todos nosotros “no quedarse callados” luego de esto, esto no es siquiera el principio, la superficie solo se ha rascado un poco.

Entiendan que la crítica que ustedes creyeron negativa son todo lo contrario, necesitamos más, y pelear por más, cada día hacernos más fuerte porque si nos dejamos llevar por complejos personales de quién ha hecho más que quién entonces es mejor que entreguemos esto, nos dobleguemos y no nos quejemos cuando no “los metan bien frío” porque si no se han dado cuenta nos estamos batallando con idiotas, estas personas han manipulado la sociedad por años y no lo queremos más, así que abrocharse los pantalones y ha seguir peleando por más.

No es el cemento en Los Haitises lo único que no quiero y se que es mutuo el deseo.

Orlando Le Chiffre (Un ensayo sobre la salud)

1 comentarios

"Ya entiendo las lágrimas de mis amigas cuando me vieron"

Yo nunca he sido uno de llevar la vida muy en serio, en realidad muy rara vez me tomo nada en serio, en especial con algo tan volátil como la salud que puede atacar en cualquier momento, no importa quién seas, de donde seas y como lleves tu vida.

En mis cortos 23 años he tenido la suerte de nunca sufrir una enfermedad más allá de las inevitables gripes, virus para los que (después que te dan) eres vacunado y las partías y demás cosas que requieres una visita breve a la sala de emergencia (que han sido muy pocas). Solo una lesión en mi rodilla derecha cuenta como algo serio en mi historial médico.

Desde los momentos en que se vislumbraba la aparición de la Gripe que lleva su propio número serial, yo y una amiga coincidimos en que hay tenía que haber un “maco” y que de seguro aquí harían un boom con eso y alguien de seguro se haría rico. Muchas personas han muerto, pero por mi parte estoy seguro que hay en todo esto un asesino y muchos ricachones.

En fin, lo que intento decir es que con las desgracias ocurridas alrededor del mundo, y la pandemia con dicha gripe no les fue posible evitar que yo me mofara de la misma y no la tomara en serio, después de todo con el coro de tomar pocas cosas en serio uno llega hasta sentirse inmune o superhombre en la mayoría de los casos.

La verdad es que desde hace ya tres semanas he estado tosiendo de una manera peculiar, o sea con seguidilla y “pa´entro”, a esto le agregamos a veces unas crisis tipo asmática y me tienen a mí de repente pidiendo que me lleven al médico, cosa extraña en mí (debieron ver la reacción de mis padres).

Los médicos no me defraudaron, me he recordado de Nanni Morretti en Caro Diario, horas en espera para solo minuto y medio de consulta en donde pasan por encima de ti como un cigarrillo y llenan su ojilla de recetas.

El caso es que a fin de cuentas no tengo nada. Nada en mis pulmones ni en ningún otro sitio, pero la peculiar tos y unos estornudos (pa´entro también) que se cuelan por allí han hecho estallar mis “ojitos” que se encuentran hoy día llenos de sangre y que por primera vez hacen dudar de ese escudo que creí tener en cuanto a salud se trataba.

(…) Para muestra de lo efímera que es la salud, y en este caso la vida, recordemos en el mundo del fútbol (que hay que ser bastante saludable para participar en ese juego) la muerte de tres jugadores menores de 25 años, en excelentes condiciones físicas durante jornadas deportivas. Entre ellos un lateral que pudo haber sido grandioso, Antonio Puerta.

También vale destacar la vida del editor de la revista francesa Elle, Jean Dominique Bauby, sufrió a sus 43 años una embolia que lo dejo paralitico casi completamente, solo su parpado izquierdo funcionaba; el también gozaba de una excelente salud en el momento de su desgracia
(…) La vida de Jean-Do (como era conocido) fue plasmada en la película “Le Schapandre et le Pabillon” de Julian Schnabel basada en un libro que Dominique le dictará a una mujer utilizando solo el pestañeo de su ojo.

Mi preocupación más grande ahora es mi vista, que le puede hacer esto a una virtud que a pesar de estar complicada de por sí (tengo casi 7 de aumento en cada ojo) esto me parece que no es un buen augurio.

Retomando la suavidad y la poco seriedad con las cosas….

Lo de Le Chiffre es en honor al villano de Casino Royale, que llora sangre de su ojo izquierdo, aquí un video medio malito de este peculiar personaje:

En los Haitises yo no quiero cemento

0 comentarios

"Yo no quiero cemento, salva Los Haitises"




Como al parecer los ineptos que se encuentran en el poder no entienden cuando uno le habla, uno entonces canta y se congrega para ver si algo pasa por las diminutas cabezas de aquellos que nos dirigen.

La verdad es que no había mejor forma, 20 de nuestros mejores exponentes musicales, 10 presentadores de igual estirpe cultural y miles de cabezas pensantes (jóvenes en su gran mayoría) fueron las voces que por nada del mundo se iban a quedar callados, y es que ya esto es más grande que Los Haitises y como dice la agrupación Punto-G en una de sus canciones: “esto va mejorar” pero es gracias a todos los que nos unimos y definitivamente no nos quedamos callados.

Ocho horas completas pasaron entre canciones y griterios en contra de las barrabasadas anti-ambientales de nuestro gobierno, del fatal de Manuel Estrella y su endemoniada cementera. Ya el pueblo está hablando, ya nos estamos uniendo y es que no la van a tener fácil, hemos comenzado por la cementera luego seguiremos con todas las injusticias de los ensacados. Si nuestro representante, el “excelentísimo presidente” Leonel Fernández (que ha probado ser un analfabeto en cuanto a gobernar se trata) quiere hacerse el loco, nosotros no!

Dentro de la actividad, fueron recibidos los campesinos que han acampado en Gonzalo, uno de los momentos que más euforia causó durante los inicios del concierto porque vinieron acompañados del cantautor Jordano quién entonó una de las canciones más emblemáticas de la actividad. ¿Zapataso para quién? Para el que se apellida Estrella sino lo saben todavía, y para los dos Fernández con los pares extras que aparezcan.

Pero la verdad es que lo de ayer fue genial, desde Punto-G hasta Son Abril (que hizo brincar a la gente que se quedó después de todo ese tiempo) y lo de Marel, cantar el himno a capela al final del concierto, fue soberbio.

Como dice un buen amigo y la gente de Justicia Global, juntos podemos formar un puño que se sienta y que sea el arma que acabe con la corrupción que tiene nuestra isla enferma y que a pesar de eso nos andamos haciendo los pendejos. ¡Pero no más!



"La marcha desde Gonzalo llega a su destino"



"Jordano interpreta una de sus canciones juntó a quiénes vinieron desde Los Haitises"