Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2009

El piso que pisas

Desde los primeros rasgos del sol sabía que hoy sería uno de esos días. Uno de los días en donde malabareas mil quinientas cosas sobre tu cabeza y ninguna de esas soy yo.

Apenas pudimos concretar el derecho lógico no escrito de una “relación” de hablar aunque sea una vez durante las horas de trabajo. Era de esos días en donde te impacientas y temes por la caída de las nubes en forma de bloques de concreto sobre toda la humanidad (aunque a veces creo que disfrutas de ese pensamiento) y pareces andar a mil por horas por las ceras y los pasillos.

Yo por lo regular llegó más temprano que tú en estos días, destapo una botella de ron y me siento a comer galletitas con mantequilla de maní en las escaleras esperando que cruces por la puerta.

Lo único que interrumpe las batallas musicales de Chet Baker, Charlie Parker y Eric Clapton es tu silueta que pasa frente a la ventana antes de llegar a la puerta a menos de una hora para que el sol se oculte. La posición define perfectamente el perfil de …

Cuando te pintas las uñas

Te la pasaste molesta toda la mañana. Refunfuñando de aquí para allá, notando solo mi existencia cuando las pestilencias que salían de tu boca, necesitaban un destino físico. Y allí estaba yo, un blanco perfecto.

Huyendo salí de la casa y me senté en el patio. Pensé en repasar el periódico y una que otra historia corta de Millás. De repente, el fuerte olor a esmalte despertó en mi una tranquilidad que se concreto al verte a pocos metros de distancia , tus pechos recostado sobre tus rodillas, mientras alcanzas la diminuta uña de tu meñique izquierdo para disfrazarla de un rojo decorado con escarchas.

Te ves feliz, yo no pregunto porque, ya no tengo concentración en mi lectura, el arte de pintarte las uñas me tiene cautivado y solo me pesa el hecho de no poder salir corriendo en busca de mi cámara y retratarte hasta la última pincelada.

El tiempo se va acabando, ya el sol busca partir hacia otro continente y tu ligeramente lo observas y vuelves para soplar el conjunto de uñas de tu pie izq…