Ellas, las mortificadoras

Todo fanático del celuloide, frenético con la televisión y el expectante de las áreas de sociales, tiene que tener su selección de gustosas estrellas con la que le gustaría pasar un buen rato.

Yo soy uno de esos, las mujeres perfectas de la farándula han sido mi mortificación desde que ha temprana edad comencé a sentir ciertas cositas. Mujeres de la música, la televisión y especialmente del cine, se han caracterizado por mortificar mis pensamientos solitarios y de hacerme compañías en aquellas noches en las cuales ya no quedan más remedio.

Ha medida que va pasando el tiempo, esa lista de personas “queridas” por uno vive en constante cambio, siempre hay una que otra que se mantienen, pero normalmente de la lista entran y salen beldades que despiertan los más profundos instintos sexuales.

En mi caso, las nuevas “ricuras” que se han encargado de ser bienvenido por las puertas solitarias y bohemias de mi soledad (perdonen la redundancia) han sido Tania Derveaux, una hermosa e intrepida belga que junto a su oferta de 40,000 felaciones y su escultural cuerpo batalla las promesas no cumplidas del gobierno (no hay alguien así por aquí).

La segunda nueva es Elsa Pataky. La madrileña cuenta con los ojos más hermosos que hasta ahora e visto, una actriz de múltiples lenguajes (ha participado en películas francesas, italianas, españolas y norteamericanas) que emana una sexualidad muy natural en pantalla y enamora con la dulzura con la cual interpreta a sus personajes. No hay que mencionar que tiene un cuerpo bellisimo ¿verdad?

Empero, tengo que confesar haber pasado por la fiebre que pasamos muchos de los muchachos a principios de este siglo. Britney y Cristina, se encargaron de que no pensáramos en otras personas más que en ellas, la primera fue la que se encargo de frustrarme en terminadas ocasiones y logró que me convirtiera en su defensor número uno. La verdad es que fueron tiempos muy vergonzoso para mi ideología inspirada por el Rock y la Trova, me sabias todas las canciones de la Spears.

Pero luego vinieron los descuidados, Cristina (con una voz ejemplar) nunca ha sabido que hacer con su vida, y a la otra, a la cual ya le tengo asco a pesar de que en algún momento fuera “mi novia” a quedado calva de un arranque y así mismo como su pelo dijo adiós, así mismo le respondo yo, buh bye.

Sin embargo, las trascendentales estuvieron allí, para ayudarme y sacarme del hoyo en el que caí, esas beldades que son irremplazables, esas que desde el principio estuvieron allí y se mantienen allí a toda honra.

Las mujeres de la lucha que siempre andan por ahí adornando una novela echa para muchachos y hombres que no crecen (culpable).

La picante venezolana, Gabriela Espino, que brinca y grita encantadoramente en novelas y programas de su país natal, que cuenta con un colorsito de piel riquísimo y una de las cinturitas y retaguardias más provocadoras de la televisión latinoamericana, y claro tintada en la parte inferior de la espalda y en el lado derecho de la cadera, ahí Gaby Gaby.

La princesa australiana, Nicole Kidman, que nunca ha dejado de ser comparadas con todas las que llegan, ha sido el pilar de un gusto por las damiselas de las famas que ha crecido al igual que sus impecables presentaciones.

La internacional italiana, Monica Bellucci, la mejor actriz en varias lenguas (ha sido ejemplar en italiano, francés, inglés, español, en lo que quieras) , fue la razón para yo aguantar las secuelas de “The Matrix”, esos momentos cortos en que salían valían y siguen valiendo la pena, tal vez los mejores labios y los mejores pechos que andan rodando por la tierra de la farándula mundial.

¿Qué hacemos si no deseamos? ¿Adonde paramos si no tenemos esos segundos de babeo frente al televisor? Que conste, antes que las feminas, amigas mías o no, antiguas o futuras acompañantes, esto va de la mano con ustedes también, porque no somos los únicos que idolatramos las perfecciones de la farándula, también ustedes nos desechan por lo especimenes inferiores que no pueden hacer más nada que aparecer en televisión.

Un beso a todas.

…….A las del listado, Bebel, Booty, Celines, Jeymi, Lissy, Lia, Mariel, Mery, Menina, Niana; las reales, culpables de constantes giros de cabeza….

……A María Teresa, la última belleza en ser agregada a la lista de amigas de este crítico siempre enamorado y poco solicitado…..

(Fotos: por orden de apariencia, Monica Bellucci, Elsa Pataky y Gabriela Espino)

0 comentarios :: Ellas, las mortificadoras