Entre pitufos y tornados

"La mirada triste de un pueblo herido".

No hay nada que me gustaría más que hablar de un intento fallido de Gargamel por destruir a los inocentes Pitufos con un desgarrador tornado, pero la verdad es que no somos infantes y las estadías frente al televisor ya son más que añejas.

Al contrario hablo de un personaje más macabro que Gargamel, que por situación irónica a sido denominado como Pitufo por los compañeros y vecinos de la Zona Colonial, nuestro increíble síndico, 9 x 9 Roberto.

El 81 (un intento fallido por ser chistoso, es el resultado de 9 x 9, pido disculpas) ha hecho de su campaña laboral el asesinato de la ciudad alegando que dichos árboles presentan un peligro para la sociedad, una realidad en muchos lugares de la ciudad, empero, la matanza ocurren sobre los inocentes (la historia siempre nos alcanza).

Los árboles del frecuentado parque Duarte en la Zona Colonial, han sido victimas de las filosas cuchillas que los han derrocados y culpados de destruir la hermosa primera ciudad de América para ser sustituidos por palmas que según los indicios, no hace más que engordar el bolsillo del presentador de televisión.

Estos crímenes deben ser detenidos, Santo Domingo de Guzmán agoniza, la esta matando su propio ayuntamiento.

A Dajabón


A ellos allá que han sufrido un destino que para este país era improbable, que ahora marchan en escombros y abrazan su vida (no vaya ser que un aprovechador de desgracias se la quiera quitar), a ellos debe ser dirigido todo el apoyo posible.

No seamos un Bush y un gobierno estadounidense inmune a Katrina, seamos solidarios, olvidémonos de posar con uniformes y chapas en periódicos, y cuidemos a nuestros compueblanos (porque su seguridad pende de un hilo), no seamos como el antes mencionados y sigamos tumbando lo verde, como si los desastres naturales no hicieran suficiente.

En ellos debemos pensar, úsenlo como quieran, como campaña política (que de esta forma si se gana votos), como bofetada a los franceses que nos acusan de esclavistas, como buen ejemplo al gran pueblo del norte que solo se alimenta con sangre, no seamos como ellos, seamos los solidarios que tenemos que ser, en este rinconcito, este pedacito de tierra, el mejor paraíso del mundo, ese mismo que los de arriba aprietan y buscan destruir.

……a Nurita, residente en Dajabón, y a todos los vecinos y compañeros de la hermosa (mientras tanto) Zona Colonial……

…..una carita bañada en agua…..

0 comentarios :: Entre pitufos y tornados