Ecos de un cuarto de hotel

(¿Y este quién será? ¿Lo recordaré? ¿Hará cosa entretenidas? Ha hecho lo mismo que muchos, tira el equipaje y sale despavorido por la puerta, será que la primera impresión no es buena, o siempre tienen algo que hacer cuando llegan).

Ahora todos andan con tecnología, que escribe este individuo en su computadora, este se ve joven y viejo a la vez, en que andará por aquí.

-¿Porqué hablas como si no estuviera aquí?
-Hasta que por fin alguien me responde, como es posible que me escuche.
-Acabo de llegar, pero te confieso que necesito la compañía.
-Tan joven y tan melancólico.
-No, a ella la deje, ando con la otra, la soledad, y con la pesadez de trabajar.
-Ah bueno…
-No te aburras mucho, tengo que huir pero vuelvo.
-Pero si apenas comenzamos.
-Tengo que trabajar, pero te presto a soledad para que te haga compañía, a donde voy hay muchas personas y no la necesito.
-Qué consuelo.

(Este parece que viene por mucho, la cantidad de ropa que tiro en los cajones es bastante, pero porque ha dejado un cajón vacío, y porque ha conversado conmigo, este me parece que no anda bien)

-¿Estás?
-¿A dónde voy a ir?
-¿Supongo que no bebes?
-¿Como? La verdad es que trabajas hasta muy tarde
-Me vas a controlar, avisame, para volver a la cordura
-Perdón
-Pondré un poco de música, me terminare la botella y veré que ha pasado en el juego
-Ha ganado el equipo rojo
-¿Acaso no quieres que seamos amigos?
-Has dejado la televisión encendida, ¿Qué querías que hiciera?
-Bueno, música entonces
-Se oye bien
-Tiene buen oído. Oyeme tu deberias tener muchas historias
-Debiera ¿verdad? pero no se porque, se que ha pasado algo pero nunca recuerdo que, antes de que entraras solo recuerdo la musa pasajera y siempre que sale me olvido lo que ha pasado antes.
-Qué mal

(Este es entretenido, pero se ve un poco alocado y aburrido al mismo tiempo, pero es joven, aunque parece más viejo, pero es joven)

Hasta a que hora piensa dormir este, no dizque anda trabajando, de parranda parece más, mira como adorna el rincón la botella vacía, ¿cuál será su ruta el día de hoy?

-¡Cállate!
-Mal educado
-Habla ahorita
-Tienes que trabajar
-Eso es después, más tarde, mientras tanto ahógate en tus pensamientos, pero mantenlos dentro de ti, no pienses en voz alta, déjame dormir un poco más.
-Pero si te mueves mucho y no duermes nada, mantienes la vista fija en el techo, ¿Qué le ves a mi techo?
-Lo que no veo en el mío
-¿El qué?
-Un techo nuevo
-Andas de remate
-Ahí ya! Me pare, pasó por el baño y me largo, a lo mejor el cigarrillo no me habla.
-Pues me callo
-No soy la mejor de las personas en las mañanas.

(Que se trae este hoy, me ha ignorado todo el tiempo después que subió, se la pasó conectado con la computadora y hablando por el celular, se le veía feliz, pero a quién engaña, a mi no, no sé si es por experiencia, en realidad no recuerdo, pero se que a mi no me engaña).

¿Y ella quién será? ¿Qué trabajo es que tiene este por acá? Ayer llegó en bebida y hoy igual pero acompañado, a lo mejor por eso me ignora, mejor me callo.

-Estas durmiendo
-No, pero ella sí, así que habla bajito
-No creo que me escuche
-Es verdad
-Es linda
-Sí
-Es tu novia
-No
-Ella lo sabe
-Sí ¿Qué me quieres decir con eso?
-Nada, solo pregunto
-¿Hace cuanto la conoces?
-Hace unos años
-Siempre ha sido así
-No, esto pasó hoy
-Y de aquí ¿hacia donde va?
-No sé, no pienso en eso ahora, además ella viva acá y yo allá

(El cuarto huele extraño, las botellas vacías se van acumulando, para que diablos es el cajón vacío, ha dejado sola a la chica, ¿por donde anda?, me dormí, para donde ha ido, ella todavía duerme semidesnuda, me parece que no he tenido una compañera fuera de la musa pasajera, no sé en realidad no recuerdo)

(Qué cosa más chula, verlos desayunar juntos viendo televisión, podré guardar estos recuerdos, me quisiera quedar con este, es bonito, ella es simpática y el se ve feliz, pero solo eso no más)

-Muy linda la mina
-Ahora eres extranjero, y eso de “mina”
-Creo que lo oí en algún sitio
-¿De alguien que estuvo aquí?
-No recuerdo, no recuerdo nada de antes que entraras por esa puerta
-Esta bueno el termino, lo voy usar, “mina”
-¿Y en que quedaron?
-No sé

(¿Dónde se habrá metido? Sus cosas todavía andan por aquí, o sea que no pudo haberse ido, ya el sol me esta quemando un lado, siempre ha comenzado igual, el candente sol en la mañana y el manto gris en la tarde, ¿le habrá pasado algo?)

-Vine a despedirme
-¿Por donde andabas?
-En otro hotel
-Pensé que éramos amigos
-Es que me toco moverme a mí esta vez
-Entiendo
-Fue un placer, ahora tengo que terminar unos trabajos y volver a la melancolía que de seguro me anda esperando
-Ya suenas como uno de los artistas que oímos
-Sí en realidad eso se pega
-No te puedo decir con exactitud pero creo que estas entre los mejores, aunque a veces andabas medio aburrido.
-Yo recordaré el número “423”, ¿te acordarás de mí?
-Espero, si no me entretengo mucho hablando con el siguiente
-No creo que aparezca un “cuerdo” que te haga caso

(El olor del cuarto se mantiene, a alcohol, a libros, a cigarro, a sexo solitario y acompañado, si tan solo pudiera acordarme de su nombre, ya la musa ha echado las botellas en una bolsa, tengo sueño, creo que me voy a recostar un momento).

(¿Y este quién será? ¿Lo recordaré?......)

0 comentarios :: Ecos de un cuarto de hotel