¿Qué me queda?

La nostalgia de ver tus fotos todos los días.

El martirio y la tranquilidad que me provoca hablar contigo.

El temblor del último encuentro cuando te mire a los ojos y tu mano se deslizaba fuera de la mía.

Mi amor dividido, el que te quiere cerquita todo el tiempo y el que me impide dejar de sufrir y prefiere mantenerte aunque sea en la distancia.

En fin, la nostalgia de no poder acariciarte anda acabando con todo mí ser.

1 comentarios :: ¿Qué me queda?

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.