Cero opresión, que griten las palabras

Salgo, chaleco encima, miles de lentes, tarjetitas SD´s (ya no se usan rollos), libreta en mano, laptop oculta en la bolsa que me cubre la espalda, no dependo de nadie sino de mis palabras mis armas letales son una cámara y un lapiz.

No me vendo, no soy caro ni barato así que no lo intentes, no tiro la piedra y me escondo y no tiro la piedra por las escorias encorbatadas y ensacadas que ensucian nuestro nombre y nuestra nación.

Por personas como Orlando Martinez debemos velar, me siento orgulloso llevando su nombre y espero algún día lograr lo que Microscopio logró y sigue logrando, queremos justicia ya es suficiente.

Felicidades a todos mis colegas de la verdad, pero el día en que verdad celebraremos es el día en que nuestras palabras se impongan a las suciedades de nuestra tierra, después de ese día nos costará encontrar otras cosas que narrar y esperemos que las mismas sean noticias que todos podamos digerir con una buena copa de vino y un buen cigarrillito.

0 comentarios :: Cero opresión, que griten las palabras