Una epopeya épica

Edgar Wright es probablemente el director de culto actual más exitoso, películas como “Shaun of the Dead” y “Hot Fuzz” muestran un dominio de extenso material fílmico destinado a un público en especifico que puede ser disfrutado y admirado por las masas, pero por suerte no lo son y le queda el papel de “cult-hit”, algo que le favorece más al director.

En ambas películas Wright, al estilo de un Quentin Tarantino y/o un genera una historia donde claramente se ve la digestión de cientos de películas. Sus tributos al gore, a la comedia británica (expuesta también en la serie de televisión “Spaced”) y las películas de acción son tan palpables y tan bien utilizados que la audiencia se quedará rebuscando, aún terminada la película, de donde proviene todo lo que acaba de ver. Al igual que los dos directores que mencioné, Wright entiende a la perfección el material que trata, su guión y como quiere y debe plasmarlo con la cámara. “Scott Pilgrim vs the World” es el mejor ejemplo de esto, su mejor entrega hasta la fecha superando la grandiosa sátira [tipo homenaje] de acción/suspenso/whodunnit? Martin Scorsese,“Hot Fuzz”.

De nuevo Wright, ala Tarantino, utiliza todo lo posible para crear su comedia romántica en un mundo lleno de metáforas de videojuegos. Desde alusiones a la serie de Batman de los 70, coreografías de artes marciales de las películas contemporáneas, sit-com´s, realismo mágico y la eterna formula [antes muy efectiva ya en estos días no tanto] de comedias románticas hacen de “Scott Pilgrim” una historia sencilla pero bien presentada.

Scott (el menos Michael Cera de Michael Cera) conoce a Ramona Flowers (Mary Elizabeth Winstead) y de inmediato sabe que es la chica de sus sueños. El problema es que Scott tiene una relación con una adolescente [17 años], china, de escuela católica [wicked!!] de nombre Knives Chau (Ellen Wong); Ramona viene con una carga de 7 ex-novios malvados [que Scott tiene que derrotar] y el mismo Scott tiene problemas con los cuales no ha querido lidiar.

Si, es la típica historia de chico/chica que ya hemos visto cantidad de veces en las comedias romántica, pero “Scott Pilgrim vs the World” en su proceso estudia no solo la felicidad de estar enamorado y el dolor [inmenso] de que te rompan el corazón sino la necesidad de tener clausura en en todo lo sucedido en la vida para poder tener el más mínimo chance de ser feliz.


Wright adapta las 6 novelas gráfica de Bryan Lee O´Malley y desarrolla de forma más completa la ansiedad que del día a día. Ramona debe dejar a un lado lo que la ata a su antiguo novio; Scott debe enfrentar sus emociones, ser más sincero consigo mismo y con todos los que le rodean. Esta relación de Scott/Ramona recuerda a la de Joel Barrish/Clementine en “Eternal Sunshine of the Spotlles Mind” y no solo por los cabellos teñidos de ambos personajes femeninos sino por la cierta incomodidad que se les da a ambas parejas el estar juntos.

Las referencias pueden llegar a ser interminables, incluso las batallas de Scott Pilgrim contra los malvados ex-novios parecen los “breaks” de canciones de un musical que a medida que va pasando la película también el peso de esas batallas toma su fuerza en contra de ambos protagonistas.

Edgar Wiright es conocido por explotar los clichés de las películas de género y crear una historia con ellos. Lo hizo con “Shaun of the Dead”, “Hot Fuzz” y ahora “Scott Pilgrim” completan una especie de trilogía en donde el autor se ha ido superando en cada entrega. Wright es un ejemplo perfecto de dominar lo que se está comunicando y de como querer hacerlo. “... Pilgrim” es una película que muestra claramente las debilidades de un “hack” como Zack Snyder que no supo lograr nada con un material tan rico y emblemático como la novela gráfica de Alan Moore/Dave Gibbons “Watchmen”.

“Scott Pilgrim vs the World” no es nada más colores brillantes, excelentes efectos especiales y coreografías de pelea y acción; tampoco es simplemente una oda a los videojuegos, especialmente a “Legend of Zelda” sino que es transcrita, volviendo a tocar lo de realismo mágico, a ver estas batallas internas y que se dan en las relaciones con la única verdad que nos muestran los videojuegos: “por lo que uno quiere hay que pelear y bastante”.

Rating: Awesome

0 comentarios :: Una epopeya épica